En Curití, no saben a cual empresa le deben pagar el agua

 En Curití, no saben a cual empresa le deben pagar el agua

La situación que tiene a los residentes de esta población santandereana en el limbo empezó a gestarse el pasado 19 de julio cuando la administración municipal tomó posesión a la fuerza de toda la infraestructura de la prestación del servicio de agua que hasta la fecha era manejada por Corporación de Servicios de Acueducto y Alcantarillado de Curití, Corpacur.

A todas las familias en Colombia propietarias de una vivienda normalmente les llega de forma mensual o bimensual un recibo por cada servicio público: agua, luz y gas. En Curití, la situación es diferente y cada usuario, a pesar de tener un solo contador y la misma tubería, recibe dos recibos de agua. El enredo es tal que la gente no sabe a quién pagarle.

La situación que tiene a los residentes de esta población santandereana en el limbo empezó a gestarse el pasado 19 de julio cuando la administración municipal tomó posesión a la fuerza de toda la infraestructura de la prestación del servicio de agua que hasta la fecha era manejada por Corporación de Servicios de Acueducto y Alcantarillado de Curití, Corpacur, empresa que manejaba el servicio.

Ángel Triana, alcalde curiteño, explicó en su momento que el procedimiento se hizo ante la negativa constante de la empresa de regresar la propiedad al municipio. Entre los argumentos del mandatario está que durante los 28 años de funcionamiento las diferentes alcaldías de Curití le han entregado recursos a la empresa para solucionar los diferentes problemas sin que se dé ninguna retribución a las arcas locales. Desde ese momento empezó una lucha legal entre las partes que aún no termina.

Luego, Triana informó que la Curiteña de Servicios – empresa de servicios públicos creada por su administración ya había entrado en funcionamiento. Además, en el plan de contingencia enviado a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios por la alcaldía se explicó que la operación del acueducto la haría por el momento la Empresa de Servicios Públicos Domiciliarios, Servicur.

El documento de respuesta de la Superservicios explica que la Curiteña de Servicios y Servicur solo tienen Registro Único de Prestadores (RUPS) para aseo, no para acueducto y alcantarillado.

Victoriano Corzo, representante legal de Corpacur, se mantiene en la línea y dice que seguirán facturando porque son, justamente ellos (Corpacur), los que tienen la autorización de la Superintendencia.

Mientras la situación se define la comunidad pide la actuación de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.

Sobre este tema, un funcionario de la Confederación Colombiana de Consumidores indicó que los usuarios deben tramitar un derecho de petición ante la empresa encargada, es decir, Curiteña de Servicios pidiéndole una explicación sobre a quién le deben pagar y bajo que fundamentos jurídicos. Ese mismo documento tiene que ser remitido a la Superservicios.

 
 

Más Noticias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *